.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

miércoles, 29 de marzo de 2017

Por qué los heteros no deberían escribir personajes LGBT+: El Lado Oscuro de Sally Green.

Muy bien peña espero que estéis de humor para una sesión de rajamiento porque estoy enfadadísima desde hace tiempo con un tema muy particular: las escritoras heterosexuales que intentan incluir personajes LGBT+ en sus libros y lo hacen mal. Fatal. Horriblemente.

Y uno de los libros juveniles en los que peor representación he visto ha sido la saga Half life, traducido como Una vida oculta en español por la editorial Océano Gran Travesía. (Look at me dropping names). Tiene una trilogía principal, El lado oscuro, El lado salvaje y El lado perdido, y varias historias cortas de relleno.


De primeras un tema general: la motivación. ¿Por qué un autor escribe personajes queer?
Razones aceptables: PORQUE LA GENTE QUEER EXISTE. FIN. Hay peña LGBT+ en el mundo, así que se les debe representar en la literatura (y en el cine, y en la televisión, y así sucesivamente).
Razones inaceptables: para ganar puntos de inclusividad, ir de progres o por fetichismo puro y duro.

Si se escriben con tacto y por el motivo correcto, no hay nada de que preocuparse. (Todo esto va con gifs de mi comandante Lexa por motivos obvios si veíais los 100).

Además habrá muchísimos spoilers.


Antes de que nos llevemos las manos a la cabeza, pensad cuántos libros famosos de género joven-adulto habéis visto con personajes LGBT+, especialmente en las áreas de fantasía y ciencia ficción. A mí, que se hayan traducido al español estos años, me vienen a la cabeza The Raven Boys (chico gay y chico bisexual), The mortal instruments (chico gay y chico bisexual) y por supuesto Half Bad que va a ser el foco de mi ira hoy (chico gay y chico bisexual). ¿Alguien va notando una pauta o soy solo yo? Bueno, como no quería que pareciera una pregunta retórica, he buscado una lista en Goodreads: temas LGBT en libros juveniles. Adivinad cuántas historias hay que no sean m/m. Adivinad cuánto hay que bajar para encontrar la T de LGBT. (Al menos hay bastantes libros de autores gays, supongo. Las voces propias van ganando terreno. Pequeñas victorias.)

Así que lo primero que quería plantearme es por qué las autoras hetero escriben siempre relaciones m/m y, gracias a la magia de internet, sabemos la respuesta de Sally Green. Y tiene telita la cosa. Cuando le preguntaron cómo ideaba a sus personajes, específicamente a Gabriel, el interés amoros gay de su protagonista, soltó ésta mierda:

I decided he would be homosexual but didn’t want him to be a stereotypical gay person. I wasn’t sure how to do it so I just wrote him as a man whom I would find very attractive (handsome, strong, intelligent, masculine) but I also made him be in love with Nathan.

Por favor, basta. No vuelva a hablar ni escribir jamás, ya he oído suficiente.

Esta tipa nos acaba de resumir la fetichización de las relaciones gays para consumo femenino. Básicamente quería una relación m/m pero no quería que Gabriel fuera "el típico gay", y cómo no sabe cómo hacer personajes gays que no sean clichés, escribió al tipo de tío que le gustaría tirarse y lo lió con su protagonista. Muy sano todo. Cero de homofobia. Ah, y soy una gran fan de tener evidencia para respaldar mis acusaciones. ¿Creíais que no vendría con pruebas? Try again.  Aquí está la entrevista.

Obviamente la fetichización es un problema, pero esto se pone peor. Ha habido gente que me ha intentado decir que no sólo El lado oscuro no es homófobo (ooooh boy do I have news for you) sino que es como súper progre porque normaliza la relación entre dos chicos. Así que allá va, mis pensamientos sobre la "normalización" de los personajes queer y las relaciones entre ellos.

Esa es mi cara cuando alguien suelta esta mierda. Let's get the rajamiento going.


Si una autora hetero dice que "en su mundo fantástico no hay homofobia" yo pienso ANDA, COMO EN SU VIDA. (Porque es hetero. Get it?) A ver, qué derecho tiene una persona que no ha experimentado homofobia en su vida a invisibilizar los problemas de la gente que sí. Cómo vas con todo tu morro y no representas una opresión de la que te beneficias en la vida real en tu mierda de literatura. Hay que tener poca vergüenza.

En este caso particular, que digan que una autora que tiene menos tacto que una lija con la representación LGBT+ es básicamente nuestra salvadora porque *gasp* no ha incluido homofobia obvia en su libro tiene aún más inri porque esta saga está plagada de homofobia (y bifobia) accidental. Así que dejémoslo claro: si eres una persona de mierda, que escribe triángulos amorosos queer porque se cree que es "edgy" y dice que no sabe escribir personajes gays sin hacerlos estereotipos (aka esta pava es homófoba que te cagas) tu homofobia va a filtrarse en tu narrativa. Incluso aunque no haya una horda de campesinos persiguiendo a Nathan y Gabriel con antorchas encendidas.

Y aquí está, un repaso rápido de todos los clichés de mierda de El lado oscuro que demuestran la homofobia de la autora. Porque haberlos, haylos.

SÍ. Me merezco miles de libros con personajes LGBT+ escritos por autorxs voces propias


Vamos a empezar con la premisa:

Inglaterra, época actual. Nathan Byrn sabe que no es como los demás. Aunque su madre era una respetada Bruja Blanca, su padre pertenece al linaje de los temibles Brujos Negros, lo cual hace de él un ser dividido que se debate entre la luz y las tinieblas. Este origen no le permite integrarse plenamente a la comunidad Blanca, la cual lo trata con desprecio y recelo. El hecho de que Nathan sea, además, hijo de Marcus, el más temido y odiado de los Brujos Negros, sólo sirve para empeorar su situación. El Consejo de los Brujos Blancos ha decidido someterlo a un control brutal para evitar que su lado sombrío se imponga. No obstante, llega el momento en el que Nathan decide convertirse en el dueño de su destino: será él y nadie más quien determine su camino.

El argumento nos da igual para el tema que estamos tratando, pero de verdad, si las brujas y brujos viven en Inglaterra, en la época actual, camuflados junto a los humanos normales AKA EN UNA SOCIEDAD HOMÓFOBA, ¿cómo exactamente se han librado de ser homófobos? Además de que la magia se transmite por la línea sanguínea, así que ¿cómo se han librado los brujos gays del cliché de "no tendrás hijos propios"? No lo sé. Porque ignorar la homofobia ni siquiera tiene sentido para el argumento del libro. Nada tiene sentido. Estoy muy cansada.

Ya os cuento yo las movidas amorosas: Nathan se enamora de una bruja blanca, Annalise, cuando es un crío de diez años o así. Tienen un romance muy cuqui siendo críos, pero se separan porque movidas argumentales. Nathan conoce ya con dieciséis años (¿creo?) a Gabriel, un brujo negro que es gay y se convierte en su mejor amigo, y por algún motivo se enamora de él desde casi el primer momento.

Y atención a la movida: no sólo hay un enamoramiento no correspondido súper tóxico ahí (quiero mucho a Gabriel, pero fantasear con que alguien se muera y abrazar su cadáver hasta que te mueras tú también no es muy sano) es que después de dejarle claro varias veces que son sólo amigos, Nathan termina liándose con Gabriel. Mientras está, se supone, enamorado de Annalise. Y Annalise está en coma en la habitación de al lado. Y cuando se despierta Nathan sigue enamorado de ella y empiezan a salir. Sí. Sí. Acabáis de leer todo eso. Tened piedad, que yo me leí el libro.

Está claro que el amor enfermizo de Gabriel es malo, pero el cliché de que una persona bisexual le ponga los cuernos a su pareja con literalmente la persona que tiene más a mano es... wow. Es bifobia, ni más ni menos. Bueno, ya sabéis, no os fiéis de la peña bisexual porque os engañará en cuanto os despisteis. O en cuanto os quedéis en coma. No podéis ni pestañear o tendrán la lengua en la boca de otra persona.

¿Adivináis lo que pasa en este libro donde las relaciones románticas son tan sanas? Sí, Annalise despierta. Sí, Nathan le habla de Gabriel, le cuenta que es gay y está enamorado de él (el tipo de cosa que cuentas sin el permiso de la persona involucrada, vamos, lo normal). No, del beso no dice nada. ¿Para qué, con lo bien que le ha quedado esa bifobia casual a Sally Green?

¿De escribir personajes LGBT+ sin perpetuar clichés dañinos? Lo dudo.


¡ESPERAD, QUE ESTO SE PONE MEJOR!

Cuando por fin Nathan y Annalise terminan (de una forma bastante dramática, debo añadir), él se pone... psicológicamente mal. En el sentido de "voy a asesinar gente y amenazar a mi único amigo con un cuchillo". Esto aún podía ser más tóxico. Nathan ya había sido horrible con Gabriel antes, empezando por darle una paliza a los pocos días de conocerse, pero ahora le grita a todas horas, le pone un cuchillo al cuello, y en cierto momento le escupe en la cara. No en el sentido kink, en el sentido te-odio-y-me-das-asco. Este fue mi único momento de fe en que Gabriel se largaría de ahí porque llevaba tres libros haciéndolo todo por Nathan y por fin, por fin, se enfada.

Pero nada, Nathan se disculpa y se vuelven super maps 4ever otra vez y *redoble de tambores* terminan juntos. Juntos-juntos. Hay besos y amor y sexo y felicidad queer durante unos veinte minutos. Porque qué creeis que pasa entonces:


Chiste time: un protagonista bisexual y su interés amoroso homosexual entran en un bar. Alguien le dispara al protagonista. Su pareja recibe el balazo y muere. Fin.

En serio. Eso es lo que pasa. Hay una pelea, cogen a Gabriel de rehén, Nathan intenta liberarle y las balas que rebotan de él (idk, cosas de magia) matan a su novio. Esto debería ser una trope ya por méritos propios. No, no os vayáis, que la fiesta aquí no para. Una vez ya que se han cargado a Gabriel, Nathan no puede lidiar con la pérdida y tiene alucinaciones de que sigue vivo. Se va a vivir al bosque, donde entierra el cadáver. Y al final, get ready for it, se convierte en un árbol. Junto a la tumba de Gabriel. Porque el dolor era insoportable y quería estar con él para siempre, supongo. Deberíamos ampliar este cliché a "Entierra a tus gays y conviértete en un árbol".
Y aún me diréis *voz tiquismiquis* ¿Y qué quieres, que los personajes queer no mueran nunca? Y sí, creedme que personalmente me encantaría eso, pero tenéis que ver (incluso aunque seáis heteros, eso no os exime) que los mensajes que lanza la narrativa de personajes LGBT es diferente a la de los demás grupos. Si escribes una saga en la que el protagonista bisexual torturado y sufridor por fin encuentra la felicidad sólo para después quitársela y matar a su interés amoroso gay, estás mandando el mensaje de que las personas queer no tendrán finales felices. Y esto pasa demasiado a menudo en la realidad como para que la gente lo lea y piense "oh, es solo un personaje muerto". Nah.

El hecho de que en la ficción haya una tendencia a cargarse a los personajes gays se explica perfectamente en el link que os he puesto antes, de la trope Bury your gays: 
Often, gay characters just aren't allowed happy endings. Even if they do end up having some kind of relationship, at least one half of the couple, often the one who was more aggressive in pursuing a relationship, thus "perverting" the other one, has to die at the end.

Con que sí, quiero que dejen de escribir a personajes gays enamorados de forma tóxica de gente que no se los merece. Quiero que dejen de escribir a personajes bisexuales que ponen los cuernos sin venir a cuento y luego mienten a sus parejas. Y quiero que dejen de matar a los personajes LGBT+ que se atrevieron a tener un momento de felicidad para después ser asesinados de forma dramática por la persona que quieren.

Quiero que los autores hetero se callen la boca y escuchen. Quiero que empiecen a introducir personajes queer que no sean hombres gays o incluso bisexuales. Quiero que presten atención a la comunidad y sean conscientes de los mensajes que transmiten sus narrativas. Quiero que, hasta que hagan todo esto, dejen de escribir personajes LGBT+.

Y entonces mi lucha habrá acabado.


______________________________________________
Edit 1: Oh boy encontré otro de los grandes momentos de Half Lost que no recordaba en la relectura

Ledger: controlé mentalmente a un chico que me hacía bullying y le convencí para que le dijese a todo el mundo que era gay, y terminó suicidándose por el acoso
Nathan: no fue culpa tuya, fue la sociedad
yo: wtf claro que fue culpa suya qué mierdas dices

A ver si empezamos a hacer responsables a los personajes de sus actos homófobos eh. Cuando queráis. 

3 comentarios

  1. Homophobia, biphobia, and bury your gays trope? No thank you. Thanks for the warning.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I just want people to be warned of how damaging bad LGBT+ representation can be, specially in YA literature, and this followed every terrible trope :(

      Eliminar

© sparsireads
Maira Gall