.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

jueves, 1 de junio de 2017

RESEÑA: Juliet takes a breath - Gabby Rivera


Juliet Milagros Palante va a dejar el Bronx en dirección a Portland, Oregon. Acaba de salir del armario a su familia y no está segura de si su madre volverá a hablarle otra vez. Pero Juliet tiene un plan, más o menos, uno que va a ayudarle a resolver toda este asunto de ser una "lesbiana puertorriqueña". Va a trabajar de becaria para la autora de su libro favorito: Harlowe Brisbane, la máxima autoridad en feminismo, cuerpo femenino y muchos temas gays.

¿Conseguirá Juliet arreglar su vida en el transcurso de un mágico verano? ¿Es eso posible siquiera? ¿O está huyendo de problemas que parecen demasiado grandes para abarcarlos? Con más preguntas que respuestas Juliet se enfrentará a Portland, Harlowe y, lo más importante, a sí misma.

¡Arrancamos junio con una lectura que tenía pendiente desde hace muchísimo! [La editorial me mandó una copia electrónica para que la reseñara y yo que soy un desastre me olvidé durante cuatro meses blablabla AHORA ESTAMOS AQUÍ QUE ES LO IMPORTANTE]

Juliet takes a breath es un libro sobre lo que significa para una joven lesbiana puertorriqueña descubrir el feminismo y cómo encaja ella en esa (¡y otras!) corrientes reivindicativas. Es voces propias, lo que significa que la autora comparte los mismos rasgos minoritarios del personaje: es lesbiana y latina. Ha sido una lectura que he devorado y me ha enseñado otro punto de vista en cosas que yo solía dar por hechas.


Éste libro empieza con la carta que la protagonista, Juliet, escribe a su ídola, la feminista Harlowe Brisbane, hablando sobre cómo le ha cambiado su libro y pidiéndole una oportunidad de trabajar a su lado. Desde el primer momento te engancha con esa carta: la voz de Juliet y su mensaje de desconcierto y esperanza hacen que quieras saber más sobre esta chica y su historia.
"I read Raging Flower and now I dream of raised fists and solidarity marches led by matriarchs fueled by café con leche where I can march alongside cigar-smoking doñas and Black Power dykes and all the world’s weirdos and no one is left out. And no one is living a lie.”
Es un punto de inicio muy acertado porque ese libro ha supuesto para Juliet el primer acercamiento al feminismo, que desde el principio ella encuentra algo extraño, "demasiado blanco, demasiado estructurado". No sabe si hay lugar en un movimiento así para una chica puertorriqueña del Bronx, pero admira a Harlowe quiere comprobarlo. Dando un salto hacia delante, la siguiente escena es la despedida de Juliet: Harlowe contestó a su carta ofreciéndole trabajo como su ayudante durante el verano que le daría créditos para la universidad. Antes de irse ha decidido salir del armario y aunque la mayoría de su familia la apoya, cuando Juliet se marcha su madre está disgustada con ella.

Con este panorama llega a Portland. Desde el principio aparecen desafíos que no esperaba. Sin ir más lejos, el trabajo que Harlowe le encarga es investigar a mujeres de la historia que le parecían interesantes para su próximo libro, y para esto le da una caja de zapatos llena de recortes. A veces Juliet tiene que empezar su investigación con poco más que un nombre garabateado en una servilleta. La propia Harlowe la sorprende, con su actitud hippie y sus relaciones poliamorosas. Del mismo modo la gente de Portland no es como la gente blanca a la que Juliet está acostumbrada; aquí todos so veganos, dejan las puertas de las casas siempre abiertas y tienen una higiene cuestionable.


A pesar de los primeros encontronazos Juliet aprende mucho, sobre feminismo, sobre relaciones y sobre sí misma. Su vida se complica por motivos personales, especialmente por la falta de comunicación con su novia de la universidad y la poca comprensión de su madre ante su lesbianismo. Pero esta es, desde el principio hasta el final, una historia tanto de esperanza como de autodescubrimiento. De la mano de las muchas mujeres increíbles que Juliet conoce en Portland, hasta con la ayuda de sus tías y su prima Ava, va siendo consciente de temas como la explotación colonial de América latina, las distintas identidades de género y el feminismo interseccional que, además de las reivindicaciones de mujer lesbiana de Harlowe, tiene muy en cuenta su identidad como persona de color.
“I understood 'microaggressions' to mean 'little bullshit acts of racism.”

Y con esto os dejo hoy. Si queréis leer sobre la experiencia propia de una mujer lesbiana de color aprendiendo sobre sí misma, los espacios donde se siente segura y cómo se relaciona con el feminismo y otras feministas, es una novela muy recomendable. ¿Os llama la atención?

¡Y dentro de poco estará listo el primer post de recomendaciones LGBT+ que he preparado para Junio, así que estad atentxs!

No hay comentarios

Publicar un comentario

© sparsireads
Maira Gall