.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

jueves, 1 de junio de 2017

WRAP UP MAYO

¡Dos posts en un día, esto es inaudito! Deberíais pedir un deseo porque es menos corriente que las estrellas fugaces o los tréboles de cuatro hojas. O incluso que los tréboles fugaces y las estrellas de cuatro hojas.
Venía a escribir el post pensando que iba a ser un rollazo porque este mes no he leído nada, pero entonces fui al hilo de twitter donde llevo la cuenta de qué leo en 2017 y OH SORPRESA he leído como siete novelas, dos novelas cortas y un cómic.

Este mes empecé con algo ligero, el cómic Joyride de BOOM!studios. Es una historia de ciencia-ficción, en la que la Tierra es un estado absolutista y nuestros protagonistas planean su huida robando una nave espacial para escapar a otros planetas (bueno, algunos protagonistas lo planean, otros se ven involucrados y ya no pueden echarse atrás). Es un cómic divertido, muy dinámico y lleno de acción, pero no me ha llegado a enganchar.

Para contrarrestar este cómic más bien ligero con un poco de drama, después leí History is all you left me de Adam Silvera. Si recordáis mi reseña de su primera novela, More happy than not, aviso ya de que escribe historias de chicos gays latinos y que tiene un don para destrozarte el corazón. Esta en particular se desarrolla a dos tiempos: Griffin, el narrador, nos cuenta anécdotas de hace un par de años con su novio Theo, al mismo tiempo que narra lo que sucede a partir del funeral de Theo, que ha muerto ahogado mientras estudiaba en la universidad. Aparte del dolor de lidiar con la muerte de su primer amor, Griffin tendrá que desenredar la complicada historia que había entre él, su ex-novio del que seguía enamorado y el nuevo novio de éste, Jackson. La receta perfecta para tenerme tirada por los suelos llorando un mes.


Y en este punto del mes pasó la cosa más mágica del mundo: libros gratis. Y no para hacer reseñas, simplementen la editorial Tor celebraba algo y puso la novela corta Every heart a doorway de Seanan McGuire gratis para descargarla. Y yo que amo las cosas gratis y llevaba tiempo queriendo leerla porque había ganado un premio Nebula no dudé ni un instante. Me gustó muchísimo, la trama trata de un colegio "especial" al que acuden niños que han estado desaparecidos para readaptarse al mundo real. Porque desaparecidos, aunque su familia no les crea, significa que han ido a otros mundos. Básicamente, pensad en qué pasa cuando Alicia vuelve del País de las Maravilla, o Wendy de Nunca Jamás, y tienen que dejar atrás sus mundos de fantasía. La autora construye unos mundos y unas consecuencias muy originales e interesantes, unos personajes adolescentes muy realistas (a ver, uno toca la flauta para hablar con esqueletos, pero ya me entendéis) y representación LGBT+ muy bien llevada: la protagonista es asexual y hay un personaje secundario transgénero, y ambos temas son explicados con brevedad y tratados con mucho respeto por parte de la autora. Todo esto se mezcla con una trama de misterio y asesinatos, y ya tenéis una novela corta llena de cosas interesantes que os enganchará seguro.


Porque siempre estoy sobrecompensando y este libro se me había hecho tan corto y entretenido, el siguiente tenía que ser un peñazo. Empress of a thousand skies no me gustó nada: era una historia de ciencia ficción de la que se salvaba un poco el ambiente político y la construcción de sociedades y razas, y ya está. La trama me resultó redundante y plana, los personajes me ponían de los nervios, la narración saltaba entre los dos puntos de vista de los protagonistas y ugh. UGGGGGH. Conforme la acabé me olvidé de qué había pasado porque qué hartazgo, colega.

Por suerte después de eso me fui a la playa un fin de semana porque mi madre es una plasta y quería ponerse morena así que tuve dos días ininterrumpidos de lectura y arena. Me cundió bastante y por fin pude leer Dreadnought de April Daniels, una historia de superhéroes con protagonista lesbiana y transgénero (y además es voces propias), y su secuela Sovereign. Me encantaron las dos y no os cuento mucho más porque tengo que hacer reseña en unos días.

Tras eso aún me quedaba tiempo de playa pero no quería jugármela y empezar algo largo que luego me diera pereza seguir, así que leí la novela corta A taste of honey de Kai Ashante Wilson. Es más o menos igual de larga que Every heart a doorway y he descubierto que los libros de unas treinta y cinco mil palabras son más que suficiente para desarrollar una buena historia con una trama bastante complicada. En este caso lo que más brilla es el worldbuilding, presentando un mundo en el que dioses (o descendientes de estos) viven entre los humanos y usan el conocimiento y las matemáticas para adivinar el futuro y tener poderes increíbles. En cambio este aspecto se explora más en otras novelas del autor y aquí vemos una historia más bien mundana: se intercalan escenas sobre el primer amor de Aqib, el protagonista, y cómo se desarrolla su vida después de que decida no fugarse con Lucrio, su amante extranjero, para no deshonrar a su familia en una sociedad donde la homosexualidad está prohibida. Aunque no sé si es voces propias en cuanto a la relación m/m, sí lo es por personajes de color, y además al final utiliza un cliché que solo me ha gustado en este libro.


Y si este mes ya había sido guay porque conseguí un libro gratis, después de esto sucedió LO IMPENSABLE. Si me seguís en twitter ya sabéis que adoro a Marie Lu. Si no, os dirigo al primer post de este blog: TOP 3 DE 2016, donde nombré a su trilogía The Young Elites como Lo Mejor Que He Leido En Todo El Año™. Pues esta autora va a publicar en septiembre su próximo libro, Warcross. Y cuando empecé a ver ARCs (Advanced Reading Copies) por instagram... bueno, para que os hagáis una idea, hay varios tuits míos en este tono:


No, no exageraba. Sí, pasó lo que estáis pensando. Un dia aleatorio me llega un email "oye, que la editorial quiere que leas esto y lo reseñes". And then I saw the light, now I'm a believer. Warcross es una historia futurista en que un videojuego de realidad virtual se ha convertido en el último grito. Las competiciones atraen a millones de fans, pero por desgracia nuestra protagonista Emika está demasiado ocupada intentando ganarse la vida en las calles de Nueva York para participar. Además, con su historial delictivo como hacker tiene prohibida la competición profesional. Todo esto cambia cuando por error Emika se mete de lleno en la batalla inaugural del campeonato mundial. El dueño de la empresa, el genio multimillonario Hideo Tanaka, la lleva a Tokio para que trabaje para él, infiltrándose en la competición y buscando a otro hacker que amenaza con destruir el juego, y tal vez mucho más. Tengo la reseña también pendiente, supongo que la dejaré para agosto, pero ya os adelanto que me encantó y EL FINAL. Qué final. Socorro.


Aunque no creía que me fuese a dar tiempo a ponerlo aquí, ayer mismo terminé Juliet takes a breath, la historia de una chica puertorriqueña lesbiana que deja por primera vez el Bronx para ir a Portland a trabajar con su ídolo feminista, la autora que escribió su libro favorito y le abrió los ojos al feminismo y la inspiró para salir del armario. Es una historia de Gabby Rivera y es voces propias, y trata del autodescubrimiento y lo que supone ser una persona queer y de color en un movimiento feminista que peca de estar muy centrado en las mujeres blancas de clase media. No os doy más la tabarra porque he subido reseña ya y podéis leer más ahí.

Y por último terminé mi relectura de El cuento de la criada, la famosa novela distópica feminista de Margaret Atwood en que la protagonista sirve a un dueño que solo la utiliza para intentar procrear, en una versión teocrática de los Estados Unidos.


Y vosotrxs, ¿qué habéis leído este mes? ¿Os llama la atención alguno de los libros de este wrap up o tenéis alguno pendientes?

No hay comentarios

Publicar un comentario

© sparsireads
Maira Gall