.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

viernes, 23 de junio de 2017

RECOMENDACIONES LGBT+ (AMARILLO #5)

Estoy intentando mantener las recomendaciones variadas en cuanto al tipo de representación que tienen, pero he dejado un poco de lado a los hombres cis gays y bisexuales, así que allá van un par de libros más para ellos, que ya tocaba. Además, aparte de Nimona, aquí está el otro cómic que se ha colado en los posts LGBT+

The Backstagers, de James Tynion IV y Rian Sygh


Cuando Jory es transferido a la escuela privada para chicos St. Genesius, se imagina que unirse a al club de técnicos de teatro significará tan solo acarrear atrezo y clavarse astillas.

Para su agradable sorpresa, descubre que hay una puerta entre bastidores que lleva a mundos diferentes, y que todos en el grupo de técnicos lo saben.

El mundo entero es un escenario... ¡pero lo que pasa tras el telón es pura magia!


¿Comics cuquis que sirven como crítica para ciertos aspectos de la comunidad LGBT+? Sí, por favor. En The Backstagers seguimos las aventuras de los ayudantes del club de teatro, quienes se encargan de montar los escenarios, la iluminación o los objetos que van a usar en la obra, pero lo que transmite es mucho más.

Lo más llamativo de este cómic es la diferencia que se hace dentro del instituto entre la gente popular, los marginados y los marginados dentro de los marginados. Nos presentan el grupo de actores de teatro como la típica imagen del movimiento LGBT+ con dos personajes blancos, dramáticos y codificados como gays que literalmente acaparan los focos y la atención. Por el contrario, el grupo de los protagonistas, los técnicos de teatro que se pasan el tiempo entre bambalinas, representan la parte del colectivo más invisibilizada: personas queer racializadas, personas transgénero, con cuerpos no normativos, etc. que son ignorados por los actores.

Aparte de este significado más bien sutil, nos encontramos con una historia de fantasía, en la que el chico nuevo del colegio encuentra un lugar donde ser él mismo aunque se meta en un montón de líos al explorar los túneles mágicos bajo el instituto y luchar con criaturitas que devoran cualquier cosa de color rojo. El grupo de protagonistas tienen unas personalidades muy variadas y transmiten un motón de sentimientos (en serio, chicos adolescentes expresando sus sentimientos de forma sana, amo este concepto).

En general me recuerda mucho a una versión masculina de Lumberjanes (Leñadoras), que tiene un concepto, estética e incluso unos personajes similares excepto que en ese caso se trata de girl scouts en un campamento en lugar de un club de instituto. Aunque no es voces propias en todos los ámbitos que abarca, el grupo que trabaja en él lo forman un escritor bi y un dibujante transgénero, y si queréis saber más (*tos* aparte de leerlo *tos*) tenéis aquí mi reseña completa.




Tras el suicidio de su padre, ha sido difícil para Aaron encontrar la felicidad, pero con el apoyo de su novia Genevieve y de su saturada madre lo está consiguiendo. Sólo la cicatriz de su muñeca le impide olvidar. 

Cuando empieza a tener sentimientos confusos hacia un chico nuevo, Thomas, Aaron decide acudir al Instituto Leteo y alterar su memoria, incluso si eso significa olvidar quién es en realidad.


¿Por qué tiene la felicidad que ser tan dura?


Ah sí, Adam Silvera, mi archienemigo. Nos vemos las caras de nuevo. Éste fue el primer libro publicado del autor, una novela contemporánea con mucha carga emocional y romántica, del que ya hice una reseña aquí. Además del dolor físico que te puede provocar leer esto, hay que señalar que tiene toques de ciencia ficción porque existe una empresa, el Instituto Leteo, que borra recuerdos selectivos a sus clientes, normalmente para eliminar momentos traumáticos. Yo al principio no me di cuenta pero en el caso de Aaron, el protagonista, que la quiere usar para eliminar sus sentimientos por otro chico, esto tiene una relación directa con un tratamiento de la vida real que está probado como traumático e inútil para las personas queer: las terapias de conversión.

Me gusta mucho porque a parte de la homosexualidad toca otros temas peliagudos como la pobreza, el maltrato familiar, el suicidio, etc. La forma en que está contado, desde el punto de vista de Aaron hace que haya mucha relación entre lo que se desarrolla en la historia y cómo él lo cuenta. Esto ayuda a meterse de lleno en la novela y  que la vivas con intensidad. No os diré que es un libro fácil de leer, porque no lo es, pero sí es un libro que merece la pena. Y es voces propias por protagonista latino queer, que no lo había mencionado aún.

It’s okay how some stories leave off without an ending. Life doesn’t always deliver the one you would expect.


Crooked Kingdom, de Leigh Bardugo



Tras llevar a cabo un trabajo que todos consideraban imposible en la Corte de Hielo, el prodigio criminal Kaz Brekker se siente imparable.

Pero la vida está a punto de dar un giro peligroso, y aun teniendo amigos que están entre los delincuentes más peligrosos del mundo, Kaz va a necesitar algo más que su suerte para sobrevivir en los despiadados bajos fondos de la ciudad de Ketterdam.




En realidad supongo que aquí debería poner Seis de Cuervos, que es la primera parte de la duología y es la que está ya a la venta en español, pero la portada no es amarilla y además Crooked Kingdom tiene algo muy importante: KUWEI YUL-BO. Mi diminuto hijo gay desvergonzado. Aparte de él que es secundario aparecen otro personaje gay y uno claramente bisexual.

Sinceramente Leigh Bardugo sigue siendo una de esas escritoras cishetero que meten una relación m/m y ya la gente promociona este libro como si fuera el punto álgido de la diversidad en la literatura pero: no. Es un primer paso para hacer las cosas bien. De un grupo de seis protagonistas tenemos dos racializados, dos queer y uno con disabilidad física (además de que casi todos tienen mogollón de movidas psicológicas pero eso es tema para otro día) pero todos son personajes complejos con sus propios arcos argumentales y no cae en clichés ni tropes dañinas. Aun así, evitemos glorificarlo: es una buena historia de fantasía con un argumento muy inteligente y personajes bien pensados pero no es la panacea. Aún hay mucho camino por andar, empezando por publicar a más autorxs racializadxs y queer en lugar de colgarles medallas a los demás por incluir sus marginalizaciones en sus historias.



Todavía faltan tres posts de estos no voy a acabar ni de coña

No hay comentarios

Publicar un comentario

© sparsireads
Maira Gall