.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

jueves, 21 de septiembre de 2017

PROBLEMA LECTOR: libros físicos vs. ebooks




Libros físicos


Los pros están claros: son preciosos. Puedes sujetarlos. Puedes olerlos. Puedes acumularlos en tus estanterías y sentirte mal por no haberlos leído todavía. Tienen ediciones bonitas, y ediciones no tan bonitas. Hay mil opciones para todos los gustos. Los puedes encontrar en tapa dura, blanda, de bolsillo, cada una con sus propios pros y contras. Si eres rico y tienes una librería gigante, los libros físicos de tapa dura son la opción obvia. Para los que tenemos un presupuesto limitado y los libros ya rebasan las estanterías, pues no tanto.

¿Lo malo? Tienden a ser caros. Igual si sois como yo y os pasáis media vida en thebookdepository e iberlibro comparando precios, y no os importa comprar versiones en inglés, de papel fino y tapa blanda, podéis encontrar libros hasta a seis euros. Pero si vais a cualquier librería a buscar un libro en español, de un tamaño normal, os aseguro que de los quince no van a bajar y nos podemos dar con un canto en los dientes. Varía mucho de unos a otros, sí, pero en general tu visa sufre si los compras en físico. Otra opción son los libros de segunda mano, pero es muy difícil encontrar libros nuevos y en buen estado, además de que así nada de lo que pagas le va al autor (APOYAD A LOS AUTORES SIEMPRE QUE PODÁIS)

Eso sí, ir a la librería es toda una experiencia que no se compara con dar vueltas por amazon. Me encanta poder ver los libros en su habitat natural antes de comprarlos. O simplemente verlos y toquitearlos aunque sepa que no puedo comprar ninguno ese día. Y existen las bibliotecas. Ooooh, las bibliotecas. Tienen sus pegas (pocos libros, listas de espera) pero si tenéis alguna decente cerca, usadlas. Espero que dentro de poco en España nos vayamos poniendo al día en este tema y haya más cosas como audiolibros y ebooks para pedir prestados, que es algo que ya se hace en Estados Unidos y me parece un gran método para acercar la lectura a personas que en otros casos no leerían. (Audiolibros: ¿cuentan como leer o no? Discusión para otro post).


Ebooks


Por otra parte, los ebooks. La primera pega es que, aunque en general encuentras cosas más baratas, necesitas leerlos en algo. Y si no os gusta leer en el móvil, que es un peñazo porque se te cansan los ojos y gastas toda la batería, eso significa comprar un libro electrónico, que puede ir de los sesenta a los doscientos euros. ¿Merece la pena? Para mí sí, pero allá cada uno y depende mucho de cuánto (y qué) leas.




Como decia, un contra es el desembolso inicial para comprar el lector electrónico, pero una vez lo tienes puedes encontrar un montón de ofertas y libros autopublicados baratísimos. Además el autor se lleva un porcentaje mayor de la venta que con los físicos (normalmente) por lo que, aunque te salga barato, le llega algo al escritor.

A mí me encantan porque no pesan, los puedes llevar en cualquier part y caben miles de libros, lo que los hace perfectos para los viajes o mi sitio preferido para leer: el transporte público. Puedes tener contigo todas los libros que te hayas descargado y elegir uno al momento, solo dependiendo de que tengas batería. Además de que puedes leer en las peores condiciones porque ahora muchos tienen luz incorporada (*coro celestial de fondo*).

Otro detalle son todas las opciones que tienen, por ejemplo, los kindle. Las opciones de subrayado, escribir notas, diccionarios, traducciones... todo en la palma de tu mano. Puede resultar muy útil si quieres buscar una parte en concreto, o para las personas que leen (leemos) en inglés, si necesitan una traducción.

Por supuesto lo malo es que no tienes una copia fisica, no hay ediciones bonitas, no puedes ponerlos en tus estanterías, pero en comodidad le dan mil vueltas a los libros en papel.

¿Y vosotres, qué pensáis? ¿Papel o electrónico?

No hay comentarios

Publicar un comentario

© sparsireads
Maira Gall