.post img { border:5px solid #d2d2d2; padding:2px; }

miércoles, 13 de septiembre de 2017

RESEÑA: Warcross - Marie Lu


¿Sabéis esos autores que os encantan y os pasáis media vida esperando que saquen algo? Pues yo con Marie Lu. Pero cuando anunciaron que su siguiente libro iba a ser ciencia ficción (muy suave, vale, pero ciencia ficción) me temí lo peor. En cuanto leí la descripción solté un suspiro de alivio: Warcross sonaba como lo que Ready Player One podría haber sido si le quitabas la misoginia y las referencias inútiles a los 80 y le dieses una trama decente.

Así que sin más dilación, [GRACIAS @ PENGUIN POR LA COPIA ELECTRÓNICA AVANZADA, NO ME PAGAN POR HACERLES LA PELOTA, EL AMOR POR MARIE LU ME VENÍA YA DE ANTES, EL FANGIRLEO ES MÍO, MÍO Y SOLO MÍO] ¡empezamos la reseña!

Intentando llegar a fin de mes, la cazarecompensas y hacker Emika Chen se filtra en la partida más importante del año de Warcross, el juego de realidad virtual que se ha convertido en un fenómeno mundial. Excepto que algo sale mal, ella aparece en mitad del juego y causa un escándalo.

En lugar de ser arrestada, Emika recibe una irresistible oferta del creador del juego, el genio billonario Hideo Tanaka, quien necesita un espía en el interior del torneo para descubrir un fallo de seguridad. Una vez en Tokio se encuentra en un mundo de fama y fortuna, pero pronto su investigación descubrirá una siniestra trama con enormes consecuencias para Warcross.

Click en la portada para ver su página de Goodreads



¡Tengo tantas ganas de empezar que no sé por dónde hacerlo! Supongo que por Emika, nuestra protagonista, una hacker adolescente con el pelo de colores y muchos tatuajes. Al principio del libro está en una situación precaria: tiene antecedentes penales, sin estudios, trabaja de cazarrecompensas para la policía y está a punto de ser desahuciada de su piso. Por eso decide arriesgarse a hackear un partido importante de Warcross, el juego online más famoso del mundo, para robar un objeto que luego podrá revender. Por supuesto, todo sale mal.

El juego lo creó Hideo Tanaka, el inventor de las gafas de realidad virtual que revolucionaron la tecnología y el mundo entero. Warcross es una especie de atrapa la bandera donde cada equipo tiene cinco jugadores con distintos papeles (el arquitecto, el ladrón, el escudo...) y deben trabajar juntos para arrebatar la joya que flota sobre el capitán del equipo contrario. Es una de las partes más divertidas del libro y le da unos toques de acción geniales.

And everyone—everyone—played Warcross. Some played it intensely, forming teams and battling for hours. Others played by simply lounging on a virtual beach or enjoying a virtual safari. Still others played by wearing their glasses while walking around the real world, showing off their virtual pet tigers or populating the streets with their favorite celebrities. However people played, it became a way of life.

Cuando Hideo le pide a Emika que se una a la competición de Warcross para ayudarle a descubrir un complot para hundir su empresa, nos lanza de lleno a una historia con un ritmo impecable y llena de personajes intrigantes. Como siempre Marie Lu ha incluido un cast súper diverso sin que parezca forzado y los equipos de Warcross incluyen muchas personas racializadas, queer y un capitán va en silla de ruedas. La camaradería entre los Jinetes de Fénix, el equipo de Emika, es genial, pero aún mejor resultan sus relaciones con los demás jugadores. Algunos son amigos que se enfrentan en la competición, otros sólo rivales, algunos incluso exparejas y hay material para muchísimo drama adolescente.

La investigación y las sospechas de Emika sobre quién está atacando a Hideo se mezclan con las partidas de Warcross, que les encantarán a los más fans de los videojuegos (incluyen una carrera en patinete volador al más puro estilo Mario Kart y una batalla de mechas que no podía faltar). Con estas dos tramas se intercala la relación de Emika y Hideo, que aunque es frío y cerrado poco a poco aprende a confiar en ella y le deja ver momentos de su pasado y por qué creó Warcross. Del mismo modo aprendemos mucho más de Emika de lo que se ve a simple vista.



El mundo futurista también es una pasada. Describe cómo sería Tokio visto a través de la realidad virtual, que la gente usa para alterar su aspecto, y al principio también vemos una versión casi distópica de Nueva York, donde la policía está tan desbordada que tienen que contratar cazarrecompensas adolescentes para atrapar delincuentes. Además de las gafas de realidad virtual aparecen vehículos inteligentes y no podía faltar el patinete flotante de Emika, un clásico de la ficción futurista.

Y porque esto lo escribió Marie Lu, preparáos para los giros argumentales y la moralidad ambigua, que sinceramente es lo que a mí me da la vida.

1 comentario

  1. No le tengo nada de confianza a Marie Lu. Pero empezare a leerla con este libro. Espero no perder mi tiempo. Queria leer Legend o otro libro, pero siendo que este es el ultimo o de los ultimo, quiero empezar con él, suponiendo que hay ido mejorando con el tiempo seria lo mejor para empezar. No se.

    ResponderEliminar

© sparsireads
Maira Gall